Make your own free website on Tripod.com

                                En el origen del día de                             los enamorados tuvo mu
                     
cho que ver la Iglesia. De hecho,                esta festividad se creó para elimi
            nar un popular rito pagano de fertilidad          practicado durante más de 800 años por
        
los  romanos.  Remontémonos  un  poco  en la      Historia. Desde el siglo IV a.C., los romanos
    
practicaban  cada año un curioso ritu al en hon    or del dios Lupercus. La ceremonia con sistía en
meter los nombres  de varias  adolescentes dentro  de una caja  para que  luego  los  muchachos   extraje
ren uno  al  a zar.  De esta forma,  a  cada uno le  asignaban  una  compañera   para  su mutua diversión y
placer, a menudo  sexual, durante todo un año, hasta el siguiente  sorteo. La Iglesia cat ólica no tardó en
poner fin a esta práctica pagana y sexual.   Para ello,  necesitaban un santo patrono de los "enamorados"
que remeplazase al dios Lupercus... Después de  mucho buscar, encontraron  el   mejor de los candidatos:
Valentín, un obispo  que  había si do martirizado 200 años  antes.  Esta es su  historia: En el año 270 d.C,
el   emperador   romano  Claudio  II  prohibió  el matrimonio.  El demente emperador   pensaba que los ho
mbres casados eran malos soldados, puesto  que les costaba mucho trabajo abandonar  a sus familias  pa
ra ir a la guerra.   El imperio necesitaba soldados, eran mejores los soldados solteros...  Claudio hizo una
regla de tres, a su  manera claro, y  ni corto  ni  perezoso abolió el matrimonio.   Cuando Valentín, obispo
de Interamna, se enteró invitó a todos los enamorados jóvenes a que acudiesen a él en secreto para unir
   se en sagrado matrimonio. Claudio no tardó en descubrir a este "amigo de los enamorados" y ordenó
   
al obispo que se presentara en palacio. El emperador quedó tan impresionado por la dignidad y las
    
convicciones del  joven obispo, que  intentó convertirle  a la religión de los dioses  romanos para
       
salvarle de una ejecución segura. Valentín se negó a renunciar al cristianismo y de forma im
     
   prudente y temeraria intentó convertir a Claudio. El resultado de este tira y afloja fue la
           
ejecución de Valentín, que el 24 de febrero del año 270 fue apaleado, lapidado y fi
                
 nalmente decapitado.Cuenta también la historia que mientras Valentín espera
                      
ba la ejecución en la cárcel se enamoró de la hija ciega de su carcelo
                                
Días antes de la ejecución Valentín le devolvió la vista mila
                                       
grosamente y le envió un mensaje de despedida que
                                           
firmó con estas palabras: "de tu Valentín".La
                                                 
  Iglesia lo tuvo muy claro, si alguien
 
                                                      podía sustituir al famoso Luper
                                                         
cus era Valentín. En el año
                                                             
496 el Papa Gelasio
                                                              
prohibió las fiestas
                                                                 
lupercales de
                                                           
         mediados
                                                                       de feb

                                                                         rero

 

PRESIONA PARA ENTRAR A LA PAGINA PRINCIPAL

VISITA NO.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS